Nº Visitas

.

.

Raval.




Cien pájaros hambrientos anuncian la aurora.
Es la mala hora, mi suerte acabó.
Radio Futura, "La mala hora".


El Bar Marsella, el Café Marsella. El Marsella. En pleno Chino. Prohibido cantar. Su luz es tan artificial como la sonrisa de las putas de afuera. Quizás ellas sean las auténticas Hermanas de la Caridad. Santas Golfas de la Adoración Nocturna y esquinera.  Irina, Claudia, Rosa, curan heridas de hombres buenos muy malos y de hombres malos muy buenos.  Un trozo de Pigalle en el Mediterráneo. Faro en la noche para embarrancar, sirenas con piojos. Donde la ciudad pierde su santo nombre, donde naufragan los marineros más curtidos. La sangre de Cristo corre por un lavabo sucio. En estas calles las luces de Navidad, escasas y tristes, lucen como guirnaldas en un ataúd. Alejaos los castos de cuerpo, alejaos los limpios de alma, que los biempensantes vayan a los museos, objetos muertos para hombres muertos. Que no vengan los que no tienen nada que ocultar. Aquí palpita la Vida. Aquí lloran los travestis como niños; hay golpes en el alma que no se ven. Decía Vallejo que hay golpes tan duros como el odio de Dios. La absenta, prohibida en Francia -por algo será- es obligatoria aquí. La rebajas con agua y la endulzas quemando un azucarillo sobre un tenedor. Te quema la garganta como un beso frío, no sirve  de nada hacerse el duro. 




Un portero que ha visto muchas cosas. Malos poetas, buenos bebedores. Canciones suaves para cortarse las venas. Todas las canciones tristes del mundo caben en esta calle. Alguien pide un café con un chorro de consuelo, por favor.  Algún madero de paisano con manos largas. El Maki Navaja murió pero sus amigos siguen viniendo. La Charo se está quitando. Callejones negros, ojos brillantes. 25meterysacar. Moritos buenos con mejor chocolate. Rostros del desierto en la gran ciudad. Genet, bohemio y chapero, ladrón y escritor, anduvo por aquí. Dicen que Picasso también cuando abría los ojos a la Vida, cuando la Vida le abría los ojos. Hoy le habrían dado las llaves del barrio para una campaña de marketing municipal. Pero es difícil vestir a una novia fea. Al salir, desfile de las miserias humanas entre los gritos de los erasmus.   El vicio es lo que más une a las razas. Blasfemias en la noche y un labio  partido. Lágrimas en la ginebra dura. Hace frío, ya es invierno en el Raval. Todo el año es invierno en el Raval. Y el año que entra será peor que éste. Sin duda.









Al caer la noche.


Between the curtains,
somebody's watching /
Entre las cortinas, alguien está mirando.
Ultra Orange "Don't kiss me goodbye".-




Al caer la noche algunas certezas se deshacen como polvo en nuestras manos. El andamiaje del día se tambalea hacia el lado tonto del corazón. Ocurre que la luz de las estrellas se refleja en las pupilas y su leve peso nos acaba escorando el alma. Hay caricias sin dar que llevamos en el corazón y que se pudrirán con nosotros. Juegos que acaban hiriendo cuando sentimos el viento frío en el rostro y los recuerdos nos rompen en pedacitos. Así que le das la mano a la noche y te pierdes por las calles que sangran  luz artificial, besando labios rojos y corazones azules. Bombones llenos de licor. Taxis veloces. Sábanas que huelen a fresa y amaneceres lentos. 








Bukowski, poeta.


Que sí, que todos hemos leído a Bukowski. Nada nuevo. Pero me apetecía echarle una segunda mirada al hombre. Yo lo leía a los diecisiete, a los veinte ya llegas a Rimbaud, Baudelaire, Miller o Lautréamont y asciendes a otros niveles. Para leído, yo. Que pase el de las medallas.  Pero siempre hay una temporada en la vida de uno en la que te crees Bukowski. Latas de cerveza y chicas. Son temporadas que van y vienen, más o menos espaciadas a lo largo de los años. A los veintiocho o a los treinta y siete, también puedes jugar a ser como el viejo Charles. Veranos sin nada que hacer, largos como serpientes perezosas. Tardes jodidas y solo por más polvos que eches. Tú también has sido Bukowski, espero. Yo a veces sigo siéndolo y en plena resaca, me pongo a oír música clásica por la radio. Mejor hacerlo solo. La noche anterior te has trajinado dos o tres litros de cerveza. No te acuerdas muy bien pero esperas haber cumplido después y tal, lo de dejar el pabellón alto con el cimbrel y  eso, cosa que obsesiona a los chicos hasta los treinta y tantos. Ahora valoras más lo de tener un joder alegre, aunque no sea tan atlético como a los veinte. Ya veis que me sale el Bukowski que todos llevamos. Hasta aquí. Lo que ahora nos ocupa es su poesía, no la prosa del viejo Charles. Y la lees unos años después, bastantes después, de haber leído su prosa y descubres cosas que no sabes muy bien si no las veías antes porque eras un crío o es que no estaban presentes en sus novelas-biografías. O quizás siempre las has visto, no sé. Y ves en sus poemas a un tipo tierno aunque cabrón. Un hombre que piensa mucho en su niñez, en las historias vividas, tan mágicamente desesperadas como para recordarlas cuando ya es un hombre mayor. Bukowski una vez fue un niño. Ves ahora a un tipo que celebra los pequeños placeres, sus propios placeres -que todo hombre debe elegir tener-, en su caso: el hipódromo, los bares, conducir un coche decente por la autopista, la música clásica. Ni más ni menos. ¿Cómo entender que un tipo que le hace un poema al baño cochambroso de un bar, se emocione -bueno, no tanto- aprecie a Bach? ¿Por qué alguien tan desapegado emocionalmente ejerce una enorme fascinación sobre cierto tipo de mujeres? Un poema a una colonoscopia que le taladra el culo. Eso no es realismo sucio, es suciedad real. No hará falta que nombre, como ingredientes bukowskianos el cinismo, el individualismo a ultranza, la sinceridad descarnada, la ironía radical, la pura terrenalidad, si es que existe esa palabra en castellano. Consciente de su estilo: "A veces tengo la impresión de que sólo leen mis libros los incapacitados, lo que no llegan a entender a Chaucer" (poema "Me halaga"). Bukowski sólo podía ser americano, de la Costa Oeste en concreto quizás; contradictorio, odia hasta la indiferencia (y eso es mucho odiar) el costumbrismo yankee -y a sus protagonistas-, pero se mueve en él como pez en el agua, bien armado de una buena dosis de realismo sin concesiones. Pozos negros entre las costuras de la libertad de neón. Es lo que hay, diría él. Que cada palo aguante su vela. En su poesía también ves un hombre con suficiente lucidez como para saber cómo funciona el mundo, y a veces, pocas, compader a sus semejantes e intentando librarse él de cualquier compromiso solidario, desde luego. No espera nada del prójimo, del mundo, ni siquiera de él mismo. Sólo faltaría...

Antología de poemas que dejó lista
para publicar después de palmar.
Para los frikis de las formas poéticas, seres despreciables y aburridos donde los haya, buscarrimas que ni siquiera beben, les diré que los poemas son más prosa que otra cosa, sin un lenguaje florido ni artificios estilísticos. Sin recursos formales en general ¿será que son poemas tan pensados que parecen paridos como chorizos en una noche de borrachera? Lo dudo. Son poemas porque tienen forma de poema pero podían ser polaroids de un catálogo de gente con empleos vulgares, barflys, perdedores con manchas secas de cerveza en la camisa. En fin, Bukowski y sus historias de la vida cotidiana. Tu Vida es lo que ves. Bukowski se conforma, encuentra su agujero y eructa desde allí al universo. Se echa un gran y sonoro pedo en tu cara. Un auténtico sabio griego (de la escuela cínica, claro) en el Los Angeles  del siglo XX.


Cómo ser un gran escritor.- 

Tienes que follarte a muchas mujeres,
bellas mujeres,
y escribir unos pocos poemas de amor decentes
y no te preocupes por la edad
y los nuevos talentos.
Sólo toma más cerveza, más y más cerveza.
Ve al hipódromo por lo menos una vez
a la semana
y gana
si es posible.
Aprender a ganar es difícil,
cualquier imbécil puede ser un buen perdedor.
y no olvides a Brahms,
a Bach y tu cerveza.
No te exijas.
Duerme hasta el mediodía.
Evita las tarjetas de crédito
o pagar cualquier cosa a plazos.
Acuérdate de que no hay un pedazo de culo
en este mundo que valga más de 50 dólares (en 1977).
Y si tienes capacidad de amar
ámate a ti mismo primero
pero siempre sé consciente de la posibilidad de
la total derrota,
ya sea por buenas o malas razones.
Un sabor temprano de la muerte no es necesariamente
una mala cosa.
Quédate afuera de las Iglesias y los bares y los museos
y como las arañas, sé paciente,
el tiempo es la cruz de todos.
Más el exilio
la derrota
la traición
toda esa basura.
Quédate con la cerveza,
la cerveza es continua sangre.
Una amante continua.
Agarra una buena máquina de escribir
y mientras los pasos van y vienen más allá de tu ventana
dale duro a esa cosa,
dale duro.
Haz de eso una pelea de peso pesado.
Haz como el toro en la primer embestida.
Y recuerda a los perros viejos,
que pelearon tan bien:
Hemingway, Celine, Dostoievski, Hamsun.
Si crees que no se volvieron locos en habitaciones minúsculas
como te está pasando a ti ahora,
sin mujeres
sin comida
sin esperanza...
entonces no estás listo, toma más cerveza.
Hay tiempo.
y si no hay,
está bien igual.


** Acerca de esta canción de los Clash: muy poca gente sabe que los coros de las segundas voces son en castellano, mejor dicho, en spanglish. A ver si las pillas. Cosas como "Si no me quieres, líbrame", "si me voy va a haber peligro", "si me quedo va a ser doble",  "me lo tienes que decir", "debo ir o quedarme"...
Los Clash siempre amaron este puto país, a Lorca, a Granada y a los vencidos en la Guerra Civil.

Autoayuda



Nobody's gonna mess me around...
...paid my dues /
Nadie me va a tocar los cojones...
...he pagado mis deudas..
AC/DC  "Highway to Hell".-.
   
Me paseo por la librería. Husmeo, olisqueo como un perrillo cachondo las novedades, las no novedades, bazofias, algunas pocas joyas generalmente escritas hace muchos años o siglos. Y llego a él. Me he girado y ahí está, esperándome. Lo empiezo a hojear y ojear. Lo escribe una tal Rose y parece ser un best seller fantástico. Superventas interplanetarias. Una portada irresistible. ¡22 ediciones ya! El libro que cambiará mi Vida (siempre escribo Vida con mayúscula por el respeto que le tengo, es lo único que tengo, que tenemos). Bueno, de hecho la contraportada dice que este libro "que ahora tiene en sus manos, amable lector" (ya empezamos mal, digo por lo de amable) ha cambiado la Vida de un fulano que es ingeniero en Dallas o de una ama de casa en Wisconsin. Debe de ser la hostia, me digo. Tras inspeccionarlo un poco me viene a decir que yo atraigo cosas, las leyes de la atracción y demás. Que si quiero dinero, piense en dinero. ¿Que quiero un Ferrari rojo? Lo tendré en meses, quizás semanas si sigo el método. Así, el Método. Acojona ¿ein?. Por supuesto, siempre hay un método y está en mí, "en mi maravillosa y desconocida potencialidad" (la cosa no va pintando mejor). Tócate el verigurcio.  Aunque claro, por esa misma regla de tres, me dice esta Rose que lo chungo de mi Vida, también lo he atraído yo. Que todo depende de mí, vamos. Que si mi marido me pega, es porque he ido tomando las decisiones desde niña para acabar así. Que ese amable tumor, incluso ese camión -mira que era grande- que no vi al cruzar son culpa mía. Si es que soy un torpe. Si mi hijo nace con una parálisis es porque yo así lo he decidido inconscientemente. Ya. Vete a la puta mierda, Rose. Claro que luego me arrepiento de haber pensado mal de ella  porque Rose y su libro pueden hacer que mi Vida cambie mañana mismo como digo. Puedo ser rico en unos meses fácilmente, hacer felices a los demás sin el más mínimo esfuerzo, puedo hacer que el mundo gire en torno a mí. ¡Ahí va ...! que  no había leído el párrafo en donde dice que el libro está avalado por un "secreto milenario" que ha sido conocido por los personajes más ilustres de la historia: Platón, Beethoven, Einstein,... qué cabrones, cómo se lo tenían callado para parecer genios. 


Creo haberlo entendido, tú también tienes esa conexión cósmica revelada a los escogidos y lo quieres compartir, Rose. Ahora yo conoceré el secreto también. Eso cambia las cosas, desde luego. Noto una erección incipiente. Así que como estoy jodido porque mi esposa me engaña o porque me gasto el dinero de la compra en las maquinitas del bar de la esquina, voy y me lo compro. Como no encuentro respuestas fáciles (desde luego no las hay) en este puto mundo, voy y me lo compro. Como estoy anhelando tener un empleo o como ya no soy tan feliz con mi Pepe, voy y me lo compro. Como soy un ejecutivo estresado o una madre con dos hijos que anhela conocer el amor (sí, ahora), me lo compro. Como quiero respuestas en mi Vida, voy y te doy mi dinero duramente ganado, Rose. Treinta euros por acceder a revelaciones universales no es tanto. Me parece un regalo.  Gracias por compartir tu secreto, amiga. Porque entiendo que ya somos amigos. ¿Puedo llamarte mi guía espiritual? Voy a conseguir una foto tuya en internet y me voy a hacer un solo de zambomba todo guarrote mirándote embobado en mi pantalla, Rose. Me estoy poniendo rojo... ya me viene... ya me viene... Me se salen los ojos, que decía aquel. Voy a llenar de lefa feliz y motivada tu jeta, Rose. Ya siento la conexión. Energía testicular en contacto con el secreto del Universo. Leche cósmica para regar tu Revelación. Amén. Oigo un coro de ángeles. Amén. Pensaré en un chalet con piscina, en el Ferrari de antes (mejor, un Aston Martin... ya puestos...) y rubias derramando Moët-Chandon sobre mi cabeza. En el súmum del éxtasis, voy y recomiendo tu puto libro a mis amigos del Facebook. Así sea. Voy a por los kleenex.


Más follar de verdad, menos autoayuda.
                              
      Todos hemos estado jodidos alguna vez. Todos debemos luchar por intentar cambiar nuestras circunstancias, por tener una mejor Vida. Sacar fuerzas de flaqueza en momentos difíciles y responsabilizarnos de nuestra conducta. El ser humano ya es adulto. No necesitamos gurús, guías falsos, indigentes intelectuales que nos revelen secretos de ningún tipo. No necesitamos a Benedicto, no necesitamos benzodiazepinas estúpidas para el alma. No necesitamos libros que insultan a la inteligencia con caricias facilonas.  Requerimos capacidad crítica y un objetivo por qué vivir y gran parte de eso está en nuestras manos, por supuesto. Cuestionarnos el mundo, luchar con nosotros mismos. No me río de quien lo pasa mal. Cada uno es libre de buscar respuestas en los libros o en donde quiera. Yo lo he hecho, lo haré hasta el final de mis días. Releeré una y otra vez mis textos preferidos. Pero jamás te leeré a ti, Rose. Me das asco. Las autoridades competentes deberían prohibir tu libro por hacer negocio con la gente desesperada de este mundo, por engañar a la gente que sufre. Por estafar a tus semejantes, hija de puta.


Joie de vivre.

You can't always get what you want,
but if you try sometimes  you get what you need /
No siempre puedes conseguir lo que quieres, 
pero  si lo intentas, a veces consigues lo que necesitas.
Jagger / Richards






  Las mejores decisiones de mi Vida han tenido un punto irracional. Un puntito poco cabal, suave y lejano pero excitante. Y si tú has tomado siempre las decisiones con brújula y compás, serás mañana un viejo o una vieja llena de arrepentimiento precisamente por las cosas que no has hecho. Triste. Ya no hablo de decisiones importantes como cambiar de ciudad o dejar un buen empleo, que también, sino de las decisiones porquesí que hacen la Vida más llevadera. Quizás estas sean las cosas por las que merece la pena estar vivo. Los franceses lo llaman joie de vivre, el gozo de vivir. Esas decisiones absurdas y locas que tomamos de golpe. O debería decir mejor que tomamos con el corazón, de la mano del instinto y del instante. Decisiones que tomamos con las entrañas, entrañables. Dicen que el corazón nunca de equivoca. Lo mejor de estas decisiones es que sabemos que nos harán felices cuando las recordemos dentro de muchos años, cuando contemos batallitas o nos quedemos a solas con nuestros recuerdos. Esas decisiones en las que la aparente sinrazón puede a la fría, y generalmente aburrida, lógica. Las ilusiones hechas realidad que nos llevaremos a la tumba y nadie nos quitará jamás. 


Pero... si es imposible conseguir entradas...

  Que yo ya sé que están mayores. Que sí. También sé que siempre es la última gira. También. Y que yo ni siquiera había nacido en los sesenta. Vale. Que son una panda de millonarios desde hace décadas. Ya. Que los mejores discos fueron hechos hace cuarenta años. También lo sé. Que los deliciosamente caóticos años setenta murieron. Sí. Pero si ya no te cabe en casa todo el material que tienes de ellos. Siempre hay un sitio. Que ya los has visto cuatro o cinco veces. Que ya lo sé. ¿Que nos vamos a Londres en noviembre? Por qué no. Estás loco... Por supuesto. Es imposible pillar entradas. Tú déjame a mí. Me encantan tus locuras de adolescente. Y por muchos años. Así que eso. Que estoy hablando de la mejor banda de rock and roll del planeta. Que son los Rolling, los mismos de la chapita cuando tenía nueve años. Y esta vez juegan en casa. Te juro que esta vez no los perseguiré por los hoteles, que ya tengo los autógrafos.


                                                                     O2 Arena.

Ya, ya... ya me sé todo... pero qué le voy a hacer... es sólo rock and roll pero me gusta. Ya descansaré cuando me muera. 
Porque mi Vida se ha ido ensuciando con su música, porque son la banda sonora de mi Vida, porque de mayor quiero ser un chico malo, permite que de nuevo brille esa sonrisa enorme en mi cara. 
Déjame ser -una vez más- el hombre más feliz  de la tierra. 

Joie de vivre.
Sea.

                                     


One, two, three, four... ¡ Golpea a ese gilipollas !

One, two, three, four....
Beat on the brat, beat on the brat, beat on the brat
with a baseball bat /
Un, dos , tres, cuatro...
Golpea al niñato con un bate de béisbol.

Ramones,  "Beat on the brat".


Ni tengo tele ni falta que me hace. Pero cuando estoy en casa de alguien, la veo en ocasiones. Con animus criticandi, claro, que ya sabéis los más que soy un poquillo hijoputa.  Pues ahora hay un programa donde la gente se apunta para cantar y tal. Si no los seleccionan, o si los echan a la puta calle, lloran. Creen que su eliminación es injusta porque cantar "ejque lo llevo dentro" o porque "no han sabido apreciar todo mi potencial". Ya. Hay que se joder, que decía aquel. Lo mismo esperaban hacerse famosos rápidamente gracias a haber sido tocados por la gracia de Dios, y de la televisión imbécil. Igual pensaban que el mundo necesitaba otro Bisbal. Como en el Club de la Lucha: no eres un jodido copito de nieve único. Tus lágrimas ingenuas son contratos publicitarios en los intermedios que se gestan en despachos de la planta diecisiete; corbatas de Hermès de 150 €. Aunque yo creo que lo que más les jode en realidad es tener que seguir con su vida, poniendo bocatas a los currelas en un bar de polígono industrial. Lo cual significa que su vida, de por sí, es una mierda y tienen que ir a la tele para probar suerte y hacerse ricos y populares de la noche a la mañana. Qué injusto es el mundo, ¿eh, reina?  Por lo que deberían luchar es por encontrar la belleza en una Vida de poner cafés o de cobrar a la gente en un supermercado, cosas que me parecen de lo más dignas. Posiblemente más dignas que ser una efímera estrella de los medios. Es que "he tenido una vida muy dura". Claro. El otro día murieron tres chavales en un accidente de coche; un hombre se suicida por un desahucio. Así que tus jodidos quince minutos de fama han terminado, pequeño tuercebotas. Vuelta a la realidad. Qué bajón, la realidad.  Porque el Arte, cualquier Arte, se cultiva en soledad, a puñetazos, con lágrimas fuera de cámara y no en la telemierda. Me pregunto cuántos cantantes extraordinarios no van a concursos de la tele, cuántos bailarines, instrumentistas, poetas y pintores luchan en el anonimato sin confiar en un golpe de suerte de cartón-piedra al que algunos creen estar predestinados porque "ellos lo valen". ¿Cuántos genios mueren cada día? Envía un sms al 6969 y apoya a la Jessi. Pon emociones baratas en tu vida en horario primetime.


Además veo que alguno de los lloricas estos lleva camisetas de rock. Tú no puedes llevar camisetas de rock; es suficiente con ese foulard tan bohemio, te queda ideal, oye. Los Ramones no iban a concursos de Tele5, mamón. Tú no puedes llevar camisetas de ACDC. Hay decenas de grupos y cantantes currándose los baretos, las salas de mala muerte (y buena Vida) y los garitos oscuros que tienen más derecho que tú a llevar esas camisetas. Hasta puede que no lleguen a tocar ningún día delante de público alguno. Ellos sí pueden llevar esas camisetas porque creen en la actitud y en el esfuerzo diario, no en un destello de la mercadotecnia. Yo puedo llevar una camiseta de los Ramones, yo he visto a los Ramones en directo (sí, con Joey, Johnny y Dee Dee a diez metros de mí antes de palmarla, que después ya era más difícil verlos, claro). En general he sudado -literalmente- las camisetas que llevo, escucho las canciones, sé de qué hablan.  Sé exactamente dónde está cada grupo que amo en la historia del rock. Qué había antes y qué vino después. En fin. Antes sudaba los trajes con corbata pero nunca jamás lo volveré a hacer. Lo he jurado. Pero ¿es que me atrevo a decir quién puede o no puede llevar esas camisetas? Sí, me atrevo. Y tú, en concreto, no puedes llevar una camiseta de Motorhead. Sólo quien escucha esa música y/o la siente. Algunas de esas camisetas se compran en el Bershka o Berska o Bherska. ¿Es que no se pueden llevar camisetas de grupos que no se han oído nunca? No, no se puede. Es sencillo. Ya está. Y no me llores tanto, copón.





"... Veo mucho potencial pero está desperdiciado. Toda una generación trabajando en gasolineras, sirviendo mesas o siendo esclavos oficinistas. La publicidad nos hace desear coches y ropas. Tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual. Nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que  nos hizo creer que un día seríamos millonarios, dioses del cine o estrellas de rock. Pero poco a poco entendemos que no lo seremos. Y eso es lo que hace que estemos muy cabreados". 



Hoy es mi último día.

Take me down to the Paradise City,
where the grass is green and the girls are pretty... /
Llévame a la Ciudad del Paraíso,
donde la hierba es verde y las chicas son guapas...

Guns and Roses, "Paradise City".-


Todos tenemos un último día. El último día que te acuestas con una mujer concreta, el último día que ves a una persona a quien amas o el último día en un trabajo que desprecias. "Hoy es mi último día en Goldman Sachs". Así empieza su carta en el NY Times Greg Smith tras doce años currando en el banco de inversión. Desde la Universidad, luego un puesto en NY y así hasta su último destino, Londres. Le calculo unos 35. La edad clave, antes de los cuarenta, para mandar todo a tomar por el culo. Para volver a nacer, más sabio. Si lo haces entonces, te conviertes en un tipo asombrosamente feliz. Más tarde no lo haces o lo haces gracias a un bonito infarto de miocardio, oclusión arterial del alma incluida, a los cincuenta y pocos, con una esposa operada a quien pones una boutique o galería de arte y un par de hijos gilipollas (con flequillo).  Con un precioso chalet con piscina, eso sí.  Juegas al golf, le miras las tetas a la recepcionista  del club y tu esposa le mira el paquete a su monitor en el hoyo seis. Se trata de una relación equilibrada y serena a estas alturas. Por supuesto.


Pues doce largos años aguantó Greg. Dice -ahora- que el ambiente era "tóxico y destructivo" en la empresa. También dice Greg que  "la fibra moral ha declinado", que no importan las personas (y menos los clientes) sino el dinero. Ni que hubieras visto la luz, Greg, con un coro de querubines con Visa de empresa cantándote esta revelación. No te jode, Gregorio. Y eso que de dinero Greg sabe algo porque, no nos engañemos, el amigo Greg ha ganado bastante pasta como Director Ejecutivo de Derivados USA para Europa, Oriente Medio y África. Pero al menos, ha tenido los cojones de tirarse de la moto. Ya me sé el rollo: te cambian las preguntas cuando tenías todas las respuestas. También es algo así como aprovechar el sistema -uuuh, el sistema- durante cierto tiempo para agenciarse luego una vidilla relativamente tranquila. Sé que te convertirás en un bobo (bourgeois bohemian) . Perdón por el galicismo-anglicismo palabroso. Tampoco se lo podemos reprochar al chaval, es un chico listo y estoy seguro de que volverá a disfrutar en su nueva vida el olor de la hierba y la belleza de las chicas que creyó perdidos entre aviones y comidas de empresa. Casi no se te empinaba antes y ahora serás un follador insaciable; lo sé. La mejor señal de lo apropiado de tu decisión. Te follarás la Vida a tu manera. Disfruta, Greg. Ojalá hubiera miles de Gregs abandonando miles de puestos directivos... creo que no estaríamos peor que ahora.

Territorios fronterizos.




Nihil novi sub sole / Nada nuevo bajo el sol.
-Eclesiastés-
Love is just a kiss away,
War is just a shot away. /
El amor está a un beso de distancia,
La guerra está a un disparo de distancia. 
Jagger & Richards, "Gimme Shelter".-



Una banda ensayando al final de la tarde en el patio de atrás. 
Esta vez la tormenta negra se acerca desde el mar.
En las ciudades de la frontera las cosas ocurren porque sí. 
Palomas de vertedero, alquitrán en las venas.
La luz del ocaso brilla en las pupilas de muñecas rotas. 

Hay un tipo apuntando nombres en una libreta.
 Lo volverás a ver dentro de mucho tiempo. 
Y sabrá quién eres. 
Antes te invitará a beber y te dará conversación sobre lo divino y lo humano.
 Ha leído a Heidegger en la última fila de un cine X
Entre pañuelos de papel usados y estampas de santos que agonizan.
éXtasis.

En las ciudades de la frontera lo extraño es lo cotidiano. 
No digas nada, procura moverte despacio.
El Evangelio anuncia: quien tenga ojos, que vea. 
Ensaya tu mejor sonrisa ante el espejo del miedo. 
Un grupo de niños aplasta un gato recién nacido con piedras.

Ella se acerca despacio, cicatrices en las muñecas y sal en los muslos.
 No la mires, cierra los ojos. 
El olor agrio del deseo.
 Pronto oscurecerá. 

Mi ángel de la guarda fuma heroína entre dos coches.
En su mirada la bondad infinita.
 Otros dos ángeles se juegan las alas a los dados. 
Quieren sentirse humanos. Quieren saber del gozo pasajero de la piel, del dolor continuo de la duda. 
Y el hombre de la habitación está descalzo,
flirtea con la catástrofe.
Flores de plástico para el diablo y caricias para tu amante. 
No es importante ver pero hay que saber mirar.
Dos perros pelean por un trozo de carne. 
Mañana sale el sol: más prodigios.

Ponga un poco de marxismo en su vida.












... de Slavoj Zizek, 2012.


... and now you do what they told ya .
Fuck you, I won't do what you tell me /
...y tú haces lo que te han dicho.
... que te jodan,  no haré lo que me dices.
Rage against the machine, "Killin' in the name of".



Ponga un poco de marxismo en su vida... y disfrute tocando los cojones a la gente. Pues resulta que el mayor engaño de la Democracia es la Democracia misma. El pensar que bajo el manto del liberalismo aparentemente  democrático no existe otro sistema posible alternativo. "El enemigo fundamental no es el capitalismo ni el imperio ni la explotación ni nada similar, sino la democracia: es la ilusión democrática, la aceptación de los mecanismos democráticos como marco final y definitivo de todo cambio, lo que evita el auténtico cambio radical de las relaciones capitalistas". Así que la lucha popular no debe combatir los subproductos naturales del capitalismo (corrupción, casta política, etc...), sino combatir al sistema capitalista en sí. El liberalismo nos convence de que este mundo es el único factible, nos ofrece la "actual representación de la realidad como la  única forma posible de esa realidad". Se apoya en la religión, la educación, el entramado judicial, la prensa o la cultura. Ha "culturizado la política", es decir, las desigualdades, la explotación no parecen cuestiones netamente políticas sino consecuencias culturales, educativas, etc... que nada tiene que ver con este sistema, que es el único factible. Así que, claro, un cierto punto de injusticia es normal y más si estamos en crisis (creada por el sistema para su nueva acumulación de capital cíclica). Como somos muy liberales, toleramos y respetamos las diferencias, las minorías, ... siempre que no cuestionen el modelo de estado. Y que no nos toquen nuestro modus vivendi.  De nuevo, nos sentimos estupendos porque "respetamos las diferencias culturales" sin poner en duda al propio sistema. Eres guay y tolerante. Así las cosas, será difícil mantener el Estado de Bienestar dentro de este sistema. ¿No lo estamos viendo ya? La propia izquierda democrática está cagada ante la crisis: "teme perder esa cómoda posición de ideología crítica totalmente integrada en el sistema". ¿Qué diferencias hay entre los dos principales partidos? Diferencias de bragueta: el aborto, los condones o la cantidad porno en la tele . Es cómodo luchar, una vez más, contra los síntomas más exacerbados del capital en concentraciones en plan grupos de autoayuda, pero no luchamos contra el propio sistema que mantiene al capital. Así que como estamos cómodamente inmóviles en realidad para el establishment, el sistema liberal se reinventa a sí mismo con figuras populistas (como Berlusconi o los neonazis griegos). O fundamentalistas religiosos  o tecnócratas "aparentemente ajenos" a cualquier ideología, todos al servicio del liberalismo. Las clases medias y altas suelen apostar por los fascismos en épocas de vacas flacas. Eso, más el fomento del miedo al extranjero o al terrorista o al diferente. Siempre el miedo como arma del poder. Y el engaño maquillador del sistema. Se logra que grandes capas de población acaben votando por su propia ruina económica.  Puedes acceder a archivos ilimitados de música, visionar todo el porno del mundo, la Red está abierta a todo, cursos para mejorar nuestro ser en todas sus variantes, manipular tu cuerpo, el genoma, comprar cientos de miles de productos, cirujía plástica, participar en asambleas 15M... pero.... no podemos participar en actos masivos y contundentes libremente (los mass media se ocupan de tildar a Gordillo de delincuente -legalidad vs. legitimidad-), seguir confiando en el Estado de Bienestar, obviar el mercado global, etc... Vivimos en una engañosa realidad que nos hace parecer libres, tener multitud de opciones ante nosotros siempre que no pongamos en cuestión al propio sistema. Tenemos una sensación ilusoria de capacidad de elección, siempre que elijamos dentro de lo establecido. Material, espiritual, estética, moral, política y sexualmente hablando. "La multiplicidad de opciones con las que el mercado nos bombardea disfraza la ausencia de opciones reales". También hay que estar vigilantes con la "ideología de la humanización": pobrecitos nuestros entrañable policías que también tienen familia y mamá y que se ven obligados por las circunstancias históricas a actuar de este o aquel modo; que eso no esconda las atrocidades que objetivamente se cometen en el mundo. En el fondo pueden ser bondadosos individualmente pero ya es hora de juzgar los actos personales, amparados o no bajo una profesión.



... o forma de lucha  B)
Mensajes en botellas.
Adivina cuál jode más.








Forma de lucha A)
La hippie del 25 S (ya tiene su portada Interviú).









Las cosas que no se tocan.

¿No irás a bañarte en esa playa?


"... pero lo que más me gusta son las cosas que no se tocan".
Intoxicados.- 

Eso no se toca. Los tríos son una guarrada. No pidas una segunda bola en tu helado, es demasiado. No lleves ese calzado, debes ser uno más del rebaño. Unos mocasines estarían mejor. Te gustará el fútbol, serás del equipo de casa. ¿Quién es ese amigo tan raro? En casa a las diez. Saluda a tus vecinos con una sonrisa. Estudia esa carrera, tiene salida. No te rías en la biblioteca. Gana dinero, consigue una buena posición. Deberías tener un Audi. No llegues tarde a esa ceremonia. No olvides mapa y brújula, no olvides las pastillas para el mareo. No pintes tu bici de rosa. No olvides peinarte. Esa chica no te conviene. Haz caso a la voz de la experiencia. Has de venerar a ese escritor, lo dice el canon de Harold Bloom. Ya es demasiado tarde. Nunca hables más de la cuenta. No pruebes la absenta, no pruebes la cerveza. Yo no lo haría. No deberías frecuentar esos barrios. No debes ir a esos bares. Ni se te ocurra besarla. Déjate ganar al pádel por el gañán de tu jefe. ¿A dónde vas a estas horas? Buff, demasiado jaleo. No estropees ese ascenso dando tu opinión. Esos métodos no son muy ortodoxos. Llevas ya tres copas. Y se ríe el cabrón...  Un Pilot es muy vulgar, mejor un Montblanc. Después del A3, debes luchar por el A4. Ese pantalón tan raro, no sé yo...  ¿Desde cuándo llevas la misma camiseta? No hables con extraños. No te bañes en ese río. Vuelve antes del anochecer. Coge el camino de la derecha. ¿Con quién has estado? No lo hagas. Los Beatles son los buenos. Abrígate más. Hueles a alcohol. Qué peinado más raro. ¿No irás a hacerte un tatuaje? Qué barba tan rara. Qué tipos tan raros. ¿Has conducido ya un A6?  No entres con esa chica al baño. No te asomes tanto que te vas a caer. ¿Qué significa esa chapa en tu solapa? Qué grupos tan raros escuchas. Como si no hubieras visto nada. Nunca levantes la voz. ¿Qué es eso que bebes? No deberías decir eso, no deberías pensar así. Cierra bien la puerta. Deberías ser más tolerante. Lee sobre la inteligencia emocional. Deberías escuchar a ese tipo. ¿Has planchado esa camisa? Nunca subrayes un libro. A ver si te va a sentar mal... No te ligues a la chica de otro. No deberías estar aquí. Lo que puedas hacer hoy... Los perros son más de fiar que los gatos. Qué pensarán los vecinos. Esos colores no pegan. Sigue todo recto. El trabajo dignifica y la magia no existe. Esas calles son peligrosas. Cuando tú vas, yo ya estoy de vuelta. El piano es más elegante que la guitarra. La camisa por dentro del pantalón. Más vale tener la boca cerrada. Esas manos... No hay nada que hacer ¿Ese ampli no está demasiado alto? Te parecerá bonito... El chino es el idioma del futuro. Cómo se te ocurre decirle eso. Nunca mires a los lados. Algún día... ya verás. ¿No irás a ponerte esa cazadora? Has puesto esa canción siete veces. Algún día tendrás un disgusto. Deja de preguntar tanto. Por si acaso, que nunca se sabe. No salgas por el Raval. Pero ¿qué horas son estas? No te descalces aquí. Más vale ser precavido. Nunca te acuestes con una mujer casada. Espera dos horas para la digestión. Sube la ventanilla. No te bañes en el río. Vigila tu espalda. Mejor no arriesgarse. ¿No crees que has bebido demasiado ya? Hombre precavido, vale por dos.

Y su puta madre.

Me gustan las cosas que no se tocan.

Bruno bebe martinis en Terra Ignota.



Once you're gone, you can never come back /
Una vez que te has ido, ya no puedes volver atrás.
Neil Young "My my, hey hey"


Bruno ha cruzado tantas veces la frontera entre el éxtasis y la cordura que un día perdió la llave y ya no pudo volver a hacer pie en la orilla firme. Se quedó en el medio, en una terra ignota llena de canciones, genialidades y hermosura. Una tierra de nadie donde los milagros son posibles. Y las pesadillas, reales. No man's land entre la infancia y la sabiduría. Guapo, bien cuarentón, atlético, americana  negra, canas, facciones clásicas, voz profunda. Las mujeres le miran. Es lo que ellas llaman un tipo interesante. Uno de los mejores calificativos que te puede aplicar una mujer.  Bruno me dice que quiere montar un bar, se llamará Rosso  -con dos eses, las dibuja en el aire- y tendrá las paredes, el suelo y el techo pintados de rosa y con dibujos de la Pantera Rosa. Le hago ver que de esa manera no se distinguirán del fondo. Se queda pensando y pasados unos segundos me dice que, claro, pintada en otro tono de rosa para que se diferencie del resto. Luego lo vuelve a pensar y dice que serán del mismo tono, que estarán de incógnito para que nadie las vea. Y también habrá lenguas de los Rolling que como ya son rojas no hará falta darles ninguna otra tonalidad . Empezamos a hablar porque él llevaba una camiseta con la lengua. Motivo más que suficiente para convertirnos inmediatamente en amigos y empezar a celebrar tan dichoso capricho del azar en forma de encuentro. Eso y emborracharnos fue todo uno. Ahora Bruno y yo bebemos juntos a horas intempestivas, cuando nos encontramos, en éste o en aquel bar. Bebemos martinis Rosso, claro. Bruno no bebe conmigo si pido otra cosa. Pueden ser las cuatro de la tarde pero es que Bruno no se guía por el reloj. Dice que el tiempo es una invención absurda, soez. Medir el tiempo fue idea de algún cretino.  El reloj es la auténtica obra del Diablo. San Agustín también estaba obsesionado con el tiempo, como Bruno. De golpe se pone serio. Tan serio como cuando era ejecutivo y tenía que tomar decisiones importantes. Se atizaba las penas con merca blanca y Visa negra. Los pocos centímetros de un billete enrollado era la distancia entre la vulgaridad gris de la rutina y los colores divinos de la existencia. Un día consiguió definitivamente el desarreglo de los sentidos que predicaba Rimbaud y se despertó sin saber quién era. Nosce te ipsum, decían los clásicos. Pero en la clínica -me comentaba que se tiraba a dos enfermeras, y le creo-  le dijeron otra cosa, que los paraísos artificiales o la vida. Y en eso está, decidiéndose aún, aunque dice que ya no se mete. Claro. Tuvo a las chicas más guapas, hoy tiene las más horribles paranoias. Le educaron para tener todo de mayor pero nunca ha dejado de ser un niño. A veces creo que es un ángel extraño. Demasiado débil para hacerse el fuerte, demasiado fuerte como para no permitirse debilidades. En una de estas, va y pierde la llave de regreso a la sensatez como ya he dicho. Te habla con fundamento de filosofía medieval,de arte bizantino y de su par de años en Los Angeles y luego un pequeño detalle le lleva a la observación más pueril, al comentario más inane. Se ha escrito mucho sobre genialidad y locura. Bruno cualquier día aparecerá muerto en su casa bajo la alfombra del amanecer, con sus ojos azules abiertos buscando más allá, siempre más allá... Lo encontrará su hermana que es abogada y gasta melena larga y caoba de peluquería. Su hermana es preciosa y muy elegante pero no siempre contesta a sus llamadas. El olor de Bruno se mezclará con su Chanel. Pero sí, Bruno, te lo prometo, sonará Dead Flowers  a toda hostia en tu funeral mientras tus chicas te lloran entre el deseo muerto a traición, el alivio y el dolor más punzante que sus aburridos y vulgares maridos no sabrán curar jamás.



Un viejo recibe una carta de amor.


We're just two lost souls swimmin' in a fish bowl....
What have we found? The same old fears /
Sólo somos dos almas perdidas nadando en una pecera...
¿Qué hemos encontrado? Los viejos miedos de siempre.

Pink Floyd, "Wish you were here".


Hace unas semanas llegó una carta de amor para Clark a su dirección de estudiante de la Universidad de California en su sede de Pensilvania. La escribía su chica, Vonnie. En ella le preguntaba, entre otras cosas, por qué no la había llamado en cuanto volvió a su colegio mayor. Supongo que Vonnie estaba preocupada por Clark y quería oír su voz dulce al otro lado de la línea. Hasta aquí todo normal si no fuera porque esa carta había sido enviada en... 1958. Desde entonces han pasado muchas cosas en la vida de Vonnie y Clark: continuaron su romance de veinteañeros, se casaron y tuvieron cuatro hijos. Clark dice que ha tenido "sentimientos encontrados" al leerla. Ahora tienen 74 años. Y están divorciados. 

La carta venía firmada con un "amor para siempre".  







Libros y eyaculaciones.

Uno se hace su propio camino...

Take everything, my ipod
Take my keys, take my flare, take it all
Take my shoes, I'm riding solo /
Quítame todo, mi ipod,
llévate mis llaves, mis pantalones de campana, quítame todo,
quítame los zapatos.... yo cabalgo solo.
Chappo , "Come  Home"·-

No me gusta hablar de libros. En serio. No es necesario ¿Para qué criticarlos o recomendarlos o discutir con alguien sobre ellos? Si a alguien no le gusta X, o dice no entender a Z ... ¿para qué seguir hablando? Ya no hace falta más comunicación. Ese individuo se encuentra en otro planeta, a años luz de tu alma, puedes ir a ver un partido de balonmano con él o subirte a un autobús y sentarte junto a él. Puedes felicitarle en su cumpleaños pero siempre estará a años luz de tu universo. Posiblemente tú también del suyo. ¿Para qué insistir en que lea tal o cual libro? No es útil, no dará resultado. Es una labor estéril e infructuosa siempre. Es mejor dejarlo. Podrá ser un buen tipo, probablemente mejor que tú. Personal y moralmente será intachable y tú un cabrón redomado. Pero está en otro sistema galáctico. Es un puto marciano. Tú eres para él un puto marciano. Sois dos marcianos si habláis de literatura. ¿Para qué hacerlo? El que lee, ya sabe qué leer y por qué elige a ciertos autores, géneros, estilos o épocas. El que no, que se joda o que encuentre sus autores. O que vea la peli. Cuando digo leer no me refiero al best seller de turno. Me refiero a los yonkis de los libros, los esclavizados que saben que nunca lo dejarán, los morfinómanos de la lectura. O de la escritura.


Mis respetos. 
                                 
La literatura. Siempre he sido autodidacta y eso tiene un precio, a veces directamente tiras el libro a la basura. Nada de que seaun objeto sagrado que haya que conservar y mimar. A la mierda, a la basura, o me meo encima o le prendo fuego. Que arda si es malo. Si me quedo sin papel de culo, ya sé qué hacer... Es el precio que pagas a cambio de ir acumulando, como joyas únicas que reúnes con los años, a esos quince o veinte escritores por quienes darías tu mano, la izquierda, no nos pasemos, a cambio de tomarte unas cervezas y charlar con ellos a lo largo de una tarde. He tenido la suerte de conocer a dos o tres de ellos. Véase "Mi encuentro con Ernesto Sábato". Lo que pasa es que casi todos están muertos a estas alturas, pequeño inconveniente. Bueno, no seamos tan radicales. A los libros malos, es decir, a los autores mediocres, a veces los dejo abandonados en la calle, es verdad, pensando que siempre pueden venirle bien a alguien. Claro que también piensas... menudo panoli que debe ser quien disfrute de ese libro. "Hay gente pa tó", que dijo el Guerrita cuando le presentaron a Ortega y Gasset y al preguntar  qué era un filósofo le dijeron que era un tipo que se dedicaba a pensar. Quizás el abandono de un libro sea más humillante que su destrucción, la verdad. Lo mismo que es mayor desprecio no hacer aprecio que odiar a alguien, qué sabio el refranero cabrón. Yo nunca he odiado a nadie. Es un cruel castigo abandonar un libro pero si lo merece, hay que hacerlo. Que rule la mediocridad, que se coman otros las sobras. Como digo, a cambio de venerar religiosamente otras docenas de libros. Cuando empiezas en esto, porque esto es como una adicción, te dicen que el libro es algo intocable, digno de adoración, que hay que mantenerlo virgen, intacto, sin la menor tachadura. Pamplinas. Hay que mancharlos, subrayarlos, anotarlos, acotarlos, rayarlos, echarles encima café, espuma de cerveza y saliva. Creo que Neruda tiene un poema al respecto.  Hay que correrse encima de ellos, pintarlos y manosearlos. Doblarlos, romperlos pero también acariciarlos. Hay que dormir con los libros que te emocionan. Algunos hay que follárselos, otros hay que llenarlos de lágrimas. En fin. Lo que es agradable en este planteamiento tan extremo es que si encuentras a alguien que comparte  a alguno de tus autores favoritos, sabes que esa persona merecerá la pena. En general. No digo que sea una persona especial, ni superior al resto, pero sí merecerá la pena un rato de conversación. Tendrá tu respeto, tu curiosidad vital. Y ahora pregúntate ¿con cuántas personas que tienes en tu entorno merece la pena siquiera unos minutos de charla? También es cierto que auténticos analfabetos funcionales tienen una charla más deliciosa que muchos ratones de biblioteca. Esos también son pequeños tesoros que hay que saber apreciar. Pero en fin, se me olvidaba que mi generación ha perdido la capacidad de conversar con otro ser humano, esas cosas con brazos y piernas que se mueven a tu alrededor. Mi consuelo, escaso, es que ese goce suele resurgir en forma de puro placer con la edad o en forma de necesidad en la vejez. Pero esto sería tema para otro post... que ahora mismo estoy viendo la lluvia caer sobre un bosque profundo, majestuoso y verde. Es una lluvia extraña; estamos en agosto.