Nº Visitas

.

.

Un insobornable orden finito.

            
                 Pamplona-Iruña, 6 de julio de 2016, 12 p.m.




Un año más es un año menos.
¿Cuántos quedarán? Quizás siete, quizás quince.
Intactos y relucientes, guardados en un cajón.
En un insobornable orden finito.

El preciso instante de las doce del mediodía será apenas un segundo suspendido en la eternidad.

Pero cabe tanto en tan poco... todo lo que fui, todo lo que soy.
Hoy volveré a encontrarme conmigo mismo al doblar cualquier esquina, la menos pensada...
Porque hoy volveré a ser el niño de diez años que lanzaba petardos.
Porque hoy volveré a ser el adolescente tirado en la hierba con una chica encima, nometoquesahí.
Porque hoy volveré a abrazar a amigos que creía perdidos para siempre.
Porque hoy volveré a besar labios que dejé de amar hace mucho tiempo.

Llaves, dinero y calzado cómodo. La Santísima Trinidad.

Beberás litros de cerveza.
Ese olor a serrín y alcohol en el suelo...
Esas canciones...
El éxtasis de sentirte vivo.
Y en cualquier bar cantarás el Honky Tonk Women a pleno pulmón con cara de pillo, lo sé.
I met a gin-soaked barroom queen in Memphis...
Sacarás a una chica a bailar y, al menos, la harás reír.
Tú también reirás.
Y brindarás por la gente que quieres.
Y brindarás por la gente que no está.
Besarás nuevas bocas rojas antes del anochecer.
Abrazarás un cuerpo agotado de alegría buscando calor en el frío del amanecer.
Y mañana... qué importa mañana... hay días en los que Dios mira para otro lado.

Será un año más, será un año menos.



                               

El mismo día, a la misma hora, en el mismo sitio... 31 años después.








2 comentarios:

  1. Estimado enviado espacial, muy buena crónica. Sanfermines vistos desde dentro , muy adentro, o , porqué salir de un encierro.
    Nuevo lema de blog y de vida, estás rebuscado, aunque lacónico, ¿qué coño habrá querido decirnos este vividor?, recuerdo versus relaciono, palabra rara aprendida leyendo Océano Mar de Baricco.
    Derelicción: Abandono de una cosa con ánimo de poner fin a la propiedad que se ostentaba sobre ella.
    Derrelicto: Buque u objeto abandonado en el mar,
    o en el Arga en su defecto, o en el Arga en su defecto, feliz orden pues.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Arqui.- Ya sabes que hay hitos en la Vida de las personas. Momentos que se repiten una vez al año y en los que se puede rastrear la Vida de uno conforme ha ido cumpliendo años. La Nochebuena puede ser uno de ellos, la gente que estaba y no está, las nuevas personas que se han ido incorporando, cómo han cambiado las cosas, o cómo han evolucionado,... Yo tengo la suerte de tener al menos dos o tres momentos de esos que van marcando el ritmo de mis días, y desde luego, el 6 de julio y los nueve días de fiesta continua, es uno de esos momentos. Lo que de jovencito es juerga y pura diversión, lo sigue siendo a los cuarenta, pero me atrevería a decir que se le añade cierto componente místico o catártico que potencia aún más la celebración. La Celebración de la Vida. Casi nada...

    ResponderEliminar

TUS COMENTARIOS SON MUY BIENVENIDOS (AUNQUE CREAS QUE NO SON IMPORTANTES)
Puedes dejar un comentario, aún sin registarte, si utilizas COMENTAR COMO: "ANÓNIMO"..pero no olvides firmarlo si deseas que se sepa quién eres... ES MUY SENCILLO.